Feeds:
Entradas
Comentarios

Ole olé y ole la Alcaldesa de Fuengirola!!!!! Impresionante mujer valiente, lista y buena. Con dos narices. Ojalá su testimonio sirva para que otros muchos se suban a su carro…
No tiene desperdicio!!! No os lo perdáis:
La alcaldesa de Fuengirola

Aborto

Como ayer 28 de diciembre fue el día de los santos inocentes y como acaba de anunciarse recientemente la nueva ley del aborto de Gallardón he decidido escribir sobre el tema.

El aborto y la política.

Primero me gustaría desligar el tema del aborto de la política. Me da mucha rabia que se politice tanto un tema tan serio como el del aborto con comentarios como el del señor Rubalcaba diciendo que la nueva ley del aborto es una ley de ultraderecha. El aborto no es un tema ni de derechas ni de izquierdas y menos aún de religión. Es simplemente un tema de derechos humanos básicos. Es reconocer al hombre la dignidad que tiene desde su concepción hasta su muerte y esto es algo que debería preocuparnos a todos, ya sean comunistas, socialistas, del PP o de los verdes.

Imagen

Lo que dice la ciencia del aborto.

Mucha gente dice que los cristianos estamos en contra de la ciencia, y aunque este es un tema para otra entrada que escribiré más adelante, en el tema del aborto cuanto más se investiga científicamente más se demuestra que lo hay en el vientre materno es un ser humano desde el momento de la concepción.

El Dr. Micheline M. Mathews-Roth , de la escuela de medicina de Harvard, dio su testimonio confirmatorio, reforzado con referencias de mas de 20 libros de texto de embriología y medicina, de que la vida humana comienza en la concepción.

El padre de la genética moderna, Dr. Jerome Lejeune , a quien la ciencia mundial reconoce unánimemente como uno de los primeros y más calificados investigadores en genética y reconocido mundialmente por sus descubrimientos, dijo a los que legisladores: “Aceptar el hecho de que después de que la fertilización un nuevo ser humano cobra vida, ya no es un motivo de pruebas u opiniones, es simple evidencia”. No tengo duda alguna: “abortar es matar a un ser humano, aunque el cadáver sea muy pequeño”.

Podéis ver más argumentos desde el punto de vista científico en:

http://www.comiteprovida.org/inicio-de-la-vida/argumentos-cientificos.htm

Gracias a la ciencia hoy en día se pueden ver marvillas como las ecografías en 4d que pudimos ver en el programa de “El Hormiguero” dirigido por Pablo Motos:

http://www.antena3.com/programas/el-hormiguero/secciones/ciencia-marron/bebe-directo_2013040900303.html

Este video me encanta porque es un canto a la vida. Se ve perfectamente el ser humano que llevan dentro estas mujeres y la ilusión que tienen por traer esa nueva vida.

Otro documental que me encanta es el de “en el vientre materno” de National Geographic. En este documental podemos ver la vida desde su concepción hasta el nacimiento del niño:

http://www.nationalgeographic.es/video/en-el-vientre-materno/en-el-vientre-materno

Por último un video más desagradable, pero muy revelador. Este video fue realizado por un médico abortista que después de practicar varios abortos, se dio cuenta de lo que estaba haciendo y realizó el siguiente documental.

El grito silencioso: http://www.youtube.com/watch?v=RnbiF6vYw9c

Más videos interesantes:

http://www.investigadoresyprofesionales.org/drupal/content/v%C3%ADdeos-vida-fetal

http://www.ehd.org/products_bpd_dvd.phpç

Imagen

El aborto como “derecho” de la mujer

También se ha intentado tergiversar mucho las cosas diciendo que el aborto es un derecho que tiene la mujer a decidir sobre su cuerpo.

Para empezar la mujer no sólo decide sobre su cuerpo sino sobre la vida de otra persona. Nadie debería tener derecho a decidir si dejar vivir o si acabar con la vida de un ser indefenso.

Además este lema tan defendido por las feministas “Nosotras parimos, nosotras decidimos” es tan absurdo como incoherente, ya que carga a la mujer con toda la responsabilidad de la decisión de seguir o no adelante con la vida y da pie a que el hombre se escaquee cuando tiene la misma responsabilidad sobre su hijo que la mujer.

Tanto si la mujer decide abortar por su cuenta sin contar con el padre como si el hombre decide desentenderse del niño, se estaría cometiendo una gran injusticia.

Recomiendo a todo el mundo el libro de “Yo aborté”, de Sara Martín García. En este libro podemos ver el testimonio de varias mujeres que abortaron y como fue el calvario que sufrieron después.

http://www.amazon.com/abort%C3%A9-Spanish-Edition-Sara-Mart%C3%ADn/dp/8496471047

Imagen

Y por ahora esto es todo lo que quería comentar sobre el aborto. Espero que mis reflexiones ayuden a pensar a quién está pensando en abortar a reconsiderar su decisión. He visto muchos testimonios de gente abortista y provida y una cosa que me ha quedado muy clara es que mucha gente se arrepiente de haber abortado pero ninguno se arrepiente de haber tenido al niño.

Hola!

He decidido que voy a intentar escribir más asiduamente en el blog! Ahora, además de las entradas que tengo destacadas y que son en las que tengo que documentarme e investigar más para escribir, voy a escribir también entradas con cosas que me surjan o me apetezca comentar o simplemente cosas que considere interesantes.

Hoy he empezado a leerme la exhortación apostólica del Papa Francisco, “Evangelli Gaudium” y la verdad es que estoy encantado. El Papa escribe con un lenguaje super claro y sencillo, así que os animo a todos a leerla.

Si queréis cuando haya terminado de leerla escribo un breve resumen o las cosas que más me hayan llamado la atención.

Adjunto a esta entrada la carta en diferentes formatos para que podáis leerla todos.

EVANGELII GAUDIUM Papa Francisco

evangeliigaudium

Como muchas de mis entradas se basan en los Evangelios, vamos a ver en esta entrada los principales estudios que se han hecho para demostrar la veracidad, autenticidad e integridad de los Evangelios. Como tampoco soy un exégeta empedernido, no voy a escribir un estudio completo y original sino que haré un resumen de los principales argumentos y os pondré los links a los estudios compeltos :)

(extraido de Catholic.net)

Autenticidad

Un documento es auténtico si fue escrito por la persona a quien se le atribuye. Sabemos que los autores de los evangelios son Mateo, Marcos, Lucas y Juan porque existen cerca de 4000 códices griegos y traducciones latinas, coptas y siríacas de los siglos IV al IX que atestiguan esto. Además están los testimonios de algunos escritores y Padres de la Iglesia que pudieron informarse de los autores de los Evangelios.

El examen interno de los Evangelios amplían estos datos y nos dan como fecha de composición de los Sinópticos el año 70 aproximadamente; y Juan hacia finales del siglo I.

Lugar de composición de los cuatro Evangelios:

Mateo: Palestina

Marcos: Roma

Lucas: Roma

Juan: Efeso

El enorme número de códices y el breve período que separa la composición de los evangelios de las primeras referencias a sus autores coloca la autenticidad evangélica en una situación privilegiada respecto a la historiografía antigua. Ejemplos:

Evangelios Sinópticos, Papías 55 años después

Herodoto Aristóteles 100 años después

Cicerón 800 años después

Tucídides Cicerón 300 años después

“Comentarios” de Julio César Plutarco 159 años después

“Anales” de Tácito Suetonio 200 años después

Respecto a las fuentes de los Evangelistas podemos afirmar lo siguiente:

Mateo: discípulo de Jesús, su fuente principal es su experiencia personal, el contacto con el Maestro.

Marcos: discípulo de Pedro, transmite los hechos y dichos de Pedro con particular vivacidad y precisión, aunque también se apoya en la tradición de la iglesia primitiva.

Lucas: compañero de Pablo, investiga con cuidado las fuentes preexistentes a su narración, especialmente lo que se refiere a la infancia de Jesús.

Juan: discípulo de Jesús, elabora un evangelio muy espiritual basado en la meditación profunda de sus experiencias al lado del Maestro.

Historicidad y veracidad

Una vez sabemos que verdaderamente fueron los evangelistas los autores del Evangelio, queda analizar el contenido de los Evangelios para demostrar su veracidad.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los evangelistas no tenían ningún motivo para mentir, ya que lo único que consiguieron fue la deshonra, la persecución y el martirio. Es decir, que si se molestaron en escribir los Evangelios fue por un motivo sobrenatural, ya que humanamente lo más lógico hubiera sido no difundir el testimonio de Cristo, ya que al hacerlo, lo único que encontrabas eran dificultades, hasta el punto de llegar a ser martirizado.

Además, los evangelistas escribieron cuando aún vivían muchos de los testigos oculares que habían visto y oído todo lo que dijo Jesús. Por lo tanto, si los evangelistas hubieran cambiado los hechos, los testigos oculares los hubiesen desmentido.

Originalidad:

Otro rasgo que para mi es muy importante de cara a la veracidad es la originalidad de la figura de Jesucristo. Ningún otro hombre en la historia ha dicho o ha hecho las cosas que se cuentan de Jesucristo. Mucha imaginación tendrían que haber tenido para contar lo que se cuenta en el Evangelio y encima que coincidan los 4 evangelistas.

Cristo es absolutamente original. El fue el único fundador en la historia de las religiones que se presentó a la humanidad como Dios y como hombre al mismo tiempo, como persona en la que subsistían dos naturalezas, una divina y otra humana. Este concepto nunca podría haber sido creación ni idealización ni de los judíos ni de los paganos. Podemos así concluir con certeza que los evangelios son los libros más históricos de la antigüedad cuyo valor sellaron con su sangre sus autores.

Contenidos “vergonzosos”

Para mí, otra prueba de la veracidad del Evangelio, son algunos relatos que humanamente son muy vergonzosos de los propios discípulos de Jesús. Empezando por las tres negaciones de Pedro:

Del Evangelio según san Lucas 22, 54-62

Entonces le prendieron, se lo llevaron y le hicieron entrar en la casa del Sumo Sacerdote; Pedro le iba siguiendo de lejos. Habían encendido una hoguera en medio del patio y estaban sentados alrededor; Pedro se sentó entre ellos. Una criada, al verle sentado junto a la lumbre, se le quedó mirando y dijo: «Este también estaba con él». Pero él lo negó: «¡Mujer, no le conozco!». Poco después, otro, viéndole, dijo: «Tú también eres uno de ellos». Pedro dijo: «¡Hombre, no lo soy!». Pasada como una hora, otro aseguraba: «Cierto que este también estaba con él, pues además es galileo». Le dijo Pedro: «¡Hombre, no sé de qué hablas!». Y en aquel momento, estando aún hablando, cantó un gallo, y el Señor se volvió y miró a Pedro, y recordó Pedro las palabras del Señor, cuando le dijo: «Antes que cante hoy el gallo, me habrás negado tres veces». Y, saliendo fuera, rompió a llorar amargamente.

o por ejemplo cuando Jesús le dice a Pedro “Apartate de mí Satanás” en Mateo 16, 21-25

21 Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.

23 Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

Si alguien quisiera inventarse una historia, no pondría estos relatos tan “vergonzosos” humanamente hablando sobre el primer Papa.

Y estos son los principales argumentos de la veracidad y autenticidad de los Evangelios que he podido investigar :)

Fuentes:

http://mercaba.org/FICHAS/Evangelios/la_historicidad_de_los_evangelios.htm

http://www.aciprensa.com/controversias/evangelios.htm

http://es.catholic.net/temacontrovertido/609/1754/articulo.php?id=1749

http://historicidaddelnuevotestamento.blogspot.com.es/

Video interesante del Dr William Lane Craig

http://www.youtube.com/watch?v=2orBP9OWf-w

Conferencia sobre la historicidad de Jesús:

http://www.youtube.com/watch?v=U0C6k7XjFnw

Referencias históricas no cristianas que demuestran la existencia de Jesucristo:

http://www.youtube.com/watch?v=kKfYGzAtadM

4 – Cristianismo

Me decía un amigo…
“Tío, ¿Cómo puedes estar tan convencido de que el cristianismo es la religión verdadera? Si hubieras nacido 1.000 kilómetro más abajo, estarías convencidísimo de que la religión verdadera es el Islam. O podrías haber nacido en cualquier parte del mundo y pensarías otra cosa completamente diferente!”

¿Por qué soy cristiano? La verdad es que viene bien hacerse esta pregunta de vez en cuando. En mi caso en primer lugar es verdad que soy cristiano porque gracias a Dios, mis padres me bautizaron de pequeño y me educaron en el cristianismo. Pero la educación de tus padres te da para ser cristiano hasta que empiezas a tener uso de razón, o más bien hasta que empiezas a hacer uso de ese uso de razón.

Una vez explicada la existencia de Dios y la capacidad del hombre de llegar hasta el conocimiento de su existencia por medio de la razón, ya podemos hablar del Cristianismo.

¿Por qué el cristianismo y no cualquier otra religión? La Iglesia Católica, fundada por Cristo, ¿Es la verdadera Iglesia? ¿Qué criterios afirman que la Iglesia Católica es la verdadera? Aunque este es un tema extenso, voy a intentar responder resumidamente o por lo menos a dar una pequeña reseña para que luego penséis e investiguéis por vuestra cuenta.

Después de reconocer la necesidad de la existencia de un ser superior, desde el principio de la historia de la humanidad, el hombre ha intentado siempre por todos los medios buscar a Dios y conseguir su favor. Desde La Venus de Willendorf del paleolítico, pasando por los dioses griegos, egipcios, romanos, etc hasta llegar a las 3 grandes religiones monoteístas, el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.

 

La principal diferencia entre el cristianismo y el resto de religiones es que en el resto de Religiones, es el hombre el que busca a Dios. En el cristianismo, es el mismo Dios el que se revela al hombre, no por medio de un simple profeta, sino por medio de su mismo Hijo, Jesucristo.

Por eso, el cristianismo no es una religión de reglas o mandatos, sino que se basa en la figura de un personaje, Jesucristo. No se trata de cumplir unas normas, sino de seguir a una persona, a Jesucristo, Hijo de Dios.

Vamos por tanto a centrarnos en la figura de Jesucristo.
Tenemos como primer hecho que existió realmente un personaje histórico llamado Jesucristo. No vamos a entrar en esto ya que está históricamente demostrado. Si a alguien le interesa puedo escribir otra entrada sobre esto o mejor, podéis corroborarlo aquí: http://www.personalismo.net/PDF/0808/103PersyTrasc.pdf o aquí: http://www.churchforum.org/existio-realmente-jesucristo.htm

Para saber lo que Jesucristo dijo e hizo nos basaremos principalmente en los Evangelios, ya que en estos están recogidas sus enseñanzas y su vida. En la siguiente entrada hablaremos sobre la veracidad de los Evangelios.

Con estas dos bases ya podemos empezar a desgranar las raíces del cristianismo.

El mensaje de Jesucristo es radicalmente original.

El mensaje principal que Cristo nos transmite en el Evangelio es la venida del reino de Dios. “El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios está cerca. Convertíos y creed en el Evangelio” (Mc 1,15). Con el anuncio del reino de Dios, Jesucristo nos predica la llegada de la salvación y el amor del Padre. Es un mensaje nuevo, radicalmente distinto a cualquier otra religión y cualquier otra predicación anterior. En Cristo, somos elevados a la condición de hijos de Dios, somos librados del pecado y de la muerte.

Lo que quiero decir con esto, es que ningún profeta habló jamás como habla Jesucristo, con sus palabras demuestra que no un simple profeta, sino el mismo hijo de Dios.

Los signos de Jesucristo.

Otra de las razones por las que creo en Jesucristo son los milagros que hizo culminando con el mayor de los milagros: Su propia resurrección.

Jesucristo corrobora la autoridad de sus palabras con milagros. Vemos en varios pasajes del Evangelio diferentes milagros y signos que hizo Jesús que demuestran que no fue solo un profeta, sino que realmente es hijo de Dios.

Este es un punto bastante extenso e intentaré volver a hablar de esto más adelante, ya que hay tratados extensísimos sobre los milagros de Jesucristo y es imposible reducirlos a un párrafo. Pero quiero destacar que Jesucristo con sus obras corroboraba sus palabras, tanto es así que el mismo dijo:
“Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque no me creáis a mí, creed por las obras, para que sepáis y conozcáis que el Padre está en mí y yo en Él” (Jn,10, 37).

Hizo varios signos que demostraban su autoridad. Los fariseos, no se explicaban como podía hacer estos signos. Su fama se extendía por toda Jerusalén: Curaba enfermos, devolvía la vista a los ciegos, hacía andar a los cojos y hasta resucita a los muertos. Jesucristo demuestra con sus obras que es el Hijo de Dios, que el es el camino, la verdad y la vida.

Todo lo que predica el cristianismo es bueno para el hombre y acorde con la ley natural.

Analizando el cristianismo a fondo, uno se da cuenta de que toda la doctrina tiende al bien del hombre, no hay nada que vaya en contra de la dignidad del ser humano. Todas las enseñanzas son realmente positivas, empezando por el mensaje principal, el primero de los mandamientos:
“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y toda tu alma y con toda tu mente”. Este es el gran mandamiento y el primero. El segundo es semejante a éste: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. (Mt 22, 37)
Toda la doctrina del cristianismo se basa en el amor; amor a Dios y amor al prójimo.

Las virtudes cardinales: Justicia, prudencia, templanza, fortaleza. Las virtudes teologales: Fe, esperanza, caridad, y el resto de virtudes: la humildad, pureza, la generosidad, sinceridad, paciencia.

Amor, perdón, verdad, misericordia, vida, etc. Todo lo que predica el cristianismo son cosas buenas para el ser humano y no se predica nada que vaya en contra de su dignidad como puede ser el racismo, el machismo, la esclavitud, el materialismo, la violencia, el odio, la muerte, etc…

Para mí de las partes más bonitas del Evangelio y de la que más jugo se puede sacar es el sermón de la montaña (Mateo 5-7). Si tenéis tiempo leéroslo y comprenderéis lo que es verdaderamente el cristianismo.

Mateo 5,21-24
Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Mateo 5 38-44:
Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

Testimonio de Martirio de los Apóstoles.

Otra de las cosas que me animan a creer en Jesucristo es el testimonio de tantos y tantos cristianos que han dado su vida por Jesucristo. Hay gente que piensa que el cristianismo fue una estrategia de unos hombres que por algún extraño motivo decidieron inventarse una religión. Para mi esto es absurdo porque desde luego los apóstoles no ganaban nada con inventarse que Jesús había resucitado, para ellos hubiese sido mucho más fácil dejarlo pasar y en un par de años se hubiese olvidado todo. Pero en vez de eso deciden predicar la verdad hasta dar la vida. ¿Por qué un hombre decidiría dar su vida por una persona que murió en una cruz, como un bandido más?

O el mismo San Pablo, ciudadano Romano, perseguidor de cristianos, qué le lleva a este hombre a convertirse radicalmente, y dedicarse a proclamar el Evangelio. Un hombre que lo tiene todo y lo deja todo para morir decapitado por Cristo.

Sin duda, todos estos argumentos nos son pruebas irrefutables de la veracidad del cristianismo, pero le hacen a uno pensar si esto no tendrá algo o mucho de verdad.

3 – El Alma humana

Hoy vamos a hablar del alma humana. Este es un punto para muchas personas obvio, para otras no tanto. Es un tema muy importante porque la existencia del alma humana implica muchas cosas. Entre ellas, la más importante, la existencia de Dios.

Para explicar el fenómeno del alma humana, voy a servirme una vez más de la sabiduría del teólogo José Antonio Sayés. A continuación transcribo partes de una conferencia suya, con ciertos comentarios míos.

Observando la naturaleza, vemos diferentes tipos de existencias a nuestro alrededor. Vemos piedras, montañas, gatos, perros, árboles, mosquitos, mariposas y un tipo muy feo que nos saludo a través del espejo por las mañanas.

De entre todas estas cosas diferenciamos principalmente en dos grupos. Las cosas que tienen vida y las que no. De entre las que tienen vida, vemos seres animados e inanimados y dentro de los seres animados, vemos uno diferente a todos los demás: El hombre.

El hombre destaca sobre el resto de existencias cognoscibles sobre la tierra. El hombre tiene una naturaleza diferente a la del resto de seres vivos. Posee algo inmaterial que le hace diferente: El alma humana.

El alma humana es lo que hace que el hombre se diferencie de los animales. Hay algo inmaterial, algo que no está en el genoma humano y que sin embargo lo tienen los padres y lo tienen los hijos.

Hay quienes piensan que el hombre es simplemente un conjunto células y que los pensamientos y las ideas no son más que conexiones neuronales y reacciones químicas dentro del cerebro. Se estima que el hombre tiene 30.000 genes, pero ¿Es el hombre solo esto? Hoy en día se ha llegado a pensar que el hombre es solo lo que es empíricamente verificable.

Desde el punto de vista filosófico el hombre no se puede explicar sólo por el genoma. El hombre tiene una serie de operaciones espirituales, de las que carecen los animales, que exigen que en el hombre haya también un principio espiritual, que no se ve. Pero es que tampoco las operaciones espirituales se ven.

La libertad: La libertad no puede explicarse por el genoma humano, ya que la libertad requiere autodeterminación. Yo me determino a mi mismo a ser soltero o casado a escoger una profesión a escribir un blog. Decir libertad es decir algo que va más alla de la genética. Decir libertar es decir espiritualidad, es decir, alma.

La conciencia del yo: Los gemelos provienen de un solo óvulo dividido, de manera que los dos tienen el mismo código genético. Los dos tienen que ser niños o niñas. Pero cada uno de ellos tiene la experiencia de tener un yo absolutamente único radicalmente irrepetible. Absolutamente original.

El arte: la pintura es otra prueba de la existencia del alma. Uno solo puede pintar si conoce la esencia de las cosas. Uno solo puede pintar un caballo si conoce lo que es un caballo. No necesita ni siquiera verlo, basta con que conozca el concepto de caballo mediante una descripción para poder pintarlo, cosa que en cualquier animal es impensable. Los animales no tienen lenguaje simbólico, tienen un lenguaje emotivo, con el que expresan las emociones subjetivas: celo, hambre sed. Pero no tienen diccionario. Porque no ponen nombres a las cosas, porque no captan que hay cosas. Nosotros ponemos nombre a un boli porque hemos captado que existe una realidad. Como tiene capacidad de escribir, le ponemos nombre de bolígrafo. Tenemos conocimiento sensible como los animales, pero además captamos las realidades y conseguimos obtener un concepto trascendente de las cosas.

El progreso: Los animales no tienen progreso. Las abejas llevan siglos y siglos haciendo la miel de la misma manera. El progreso viene cuando nosotros llegamos por abstracción de las leyes que rigen las cosas. Nosotros al ver una manzana caer no pensamos simplemente: “Mira! comida!” (Algunos puede que sí). Pero un hombre, al ver una manzana caer de un árbol es capaz de abstraer que existe una ley de la gravedad que hace que esta manzana caiga.

Ética: Un lobo no es malo por comer corderos, simplemente sigue su código genético, que lleva a su instinto a comer corderos, pero no tiene capacidad de autodeterminación.

Todas estas operaciones espirituales nos llevan a la existencia del alma. El alma no se puede generar. Solo se puede generar lo que se puede dividir. Lo material se puede dividir, pero lo inmaterial no se puede dividir. Entonces, si no se puede generar materialmente, si no se hereda de los padres al igual que los 23 pares de cromosomas, entonces ¿De dónde viene? Solo puede haber sido creada directamente por Dios. Por eso, cada uno de nosotros tiene una conciencia de un yo absolutamente irrepetible, radicalmente original.

Esto no es una vía de santo Tomás, pero gracias a la existencia del Alma, llegamos necesariamente a la existencia de Dios.

2 – Razones para Creer

«En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos: – 19 Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba espléndidamente cada día.  20 Y un mendigo, llamado Lázaro, estaba echado en su portal, cubierto de llagas, 21 y con ganas de saciarse de lo que tiraban de la mesa del rico, pero nadie se lo daba. Y hasta los perros se le acercaban a lamerle las llagas. 22 Sucedió que se murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abrahán. Se murió también el rico y lo enterraron. 23 Y estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantando los ojos, vio de lejos a Abrahán y a Lázaro en su seno 24 y gritó: “Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”.  25 Pero Abrahán le contestó: “Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida y Lázaro, a su vez, males; por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces.  26 Y además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que no puedan cruzar, aunque quieran, desde aquí hacia vosotros, ni puedan pasar de ahí hasta nosotros”. 27 El rico insistió: “Te ruego, entonces, padre, que mandes a Lázaro a casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos para que, con su testimonio, eviten que vengan también ellos a este lugar de tormento”. 29 Abrahán le dice: “Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”. 30 El rico contestó: “No, padre Abrahán. Pero, si un muerto va a verlos, se arrepentirán”. 31 Abrahán le dijo: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, tampoco creerán aunque un muerto resucite”. »(Lc 16,19; Lc 16,31).

En el punto anterior, veíamos que la fe ha de ser racional. Hoy vamos a intentar mostrar esas razones para creer. Antes de empezar quiero remarcar que estas razones, no tratan de “convencer” a nadie. Son motivos por los que es razonable creer, pero esto no significa que el que los vaya a leer se vaya a convertir inmediatamente. Como Jesús nos dice en este pasaje del Evangelio, hay gente que tampoco creerán aunque un muerto resucite. La conversión, es un proceso de lucha interior. Por mucho que alguien intente convencerte, si no hay un proceso de lucha, de meditación y sobretodo de búsqueda de la Verdad, no servirán de nada mil, ni dos mil razones.

La Iglesia afirma que el hombre tiene capacidad natural para conocer a Dios a través de la observancia de la naturaleza. Mantiene también que la revelación de Cristo puede ser reconocida con certeza por medio de los signos externos que le acreditan como revelación divina, los milagros y las profecías. Y, por último, que la Iglesia que fundó Cristo es reconocible a través de notas y de signos que la acreditan como Iglesia fundada por Dios.

Es decir que llegamos a la fe católica partiendo de los siguientes puntos:

-         Demostración de la existencia de Dios a través de la razón.

-         Reconocimiento de la revelación de Jesucristo como revelación divina narrada en los Evangelios.

-         Reconocimiento de la Iglesia católica como Iglesia fundada por Dios.

Pero hoy nos detendremos solamente en el primer punto: como llegamos a Dios partiendo de la razón. El resto los dejamos para más adelante.

Una de las formas más conocidas para llegar a Dios a través de la razón son las 5 vías de Santo Tomas de Aquino. Estas cinco vías hay que leerlas despacio, pensando y meditando cada una de ellas. Las copio a continuación:

Primera vía: «Vía del motor inmóvil» o «Vía del movimiento»

Esta vía, también llamada argumento del movimiento, fue formulada primero por Aristóteles, pero luego Santo Tomás de Aquino la incorporó a su propia metafísica del ser.

Se basa en la evidencia del cambio o movimiento que se da en la naturaleza. Es innegable, en efecto, y consta por el testimonio de los sentidos, que en el mundo hay cosas que se mueven, es decir que cambian de un estado a otro. Ahora bien, según el principio de causalidad, todo lo que se mueve es movido por otro. Y si lo que mueve a otro es también movido, es necesario que otro lo mueva. Pero esta serie de motores no puede ser infinita, pues en tal caso no habría un primer motor ni un primer movimiento, ni por tanto los motores y movimientos posteriores. Pero es evidente que hay cosas que se mueven. Por ello, se llega a la conclusión de que existe un primer motor inmóvil (porque si se moviera, sería movido por otro, y él no sería el primero). Y este motor inmóvil es Dios.

Segunda vía: «Vía de las causas eficientes»

Vemos que en este mundo sensible existe un orden de causas eficientes; pero no vemos ni es posible que algo sea causa eficiente de sí mismo, porque de lo contrario sería anterior a sí mismo, lo cual es imposible. Ahora bien, no es posible que en el orden de causas eficientes se proceda hasta el infinito por tanto existe una primera causa no causada, que se llama Dios.

Tercera vía: «Vía de los seres contingentes»

Esta vía, también llamada argumento de la limitación en la duración, afirma que hay cosas que empiezan a ser y dejan de ser, y que por tanto pueden no ser; estas cosas se llaman contingentes.

Pero si todas las cosas fueran así, es decir contingentes, entonces alguna vez no hubo nada; porque lo que se puede decir de cada parte del conjunto, se puede decir del conjunto entero, a saber que alguna vez no existió. Pero de la nada no sale nada. Por ello, debe existir un ser necesario para que haya estas cosas o seres. Este ser absolutamente necesario existe por sí mismo y es causante de la existencia de los demás seres, y se llama Dios.

Cuarta vía: «Vía de los grados de perfección»

Esta vía parte del hecho de que hay una jerarquía de valores. De hecho, existen cosas mejores o peores, más buenas y verdaderas que otras.

Para valorar estas cosas, deben ser comparadas con el grado máximo y lo más perfecto. Como hay seres que tienen una perfección limitada, debe existir un ser Perfectísimo y que sea infinito. Este ser es conocido por el nombre de Dios.

Quinta vía: «Vía del orden en el mundo» o «Vía del orden cósmico»

También llamada argumento de la finalidad interna de los seres naturales. Parte de la finalidad que tienen las cosas en la naturaleza. Podemos observar que hay seres sin conocimiento que trabajan y actúan por un fin, para alcanzar lo mejor. Para que los seres carentes de conocimiento lleguen a su fin deben ser ordenados o dirigidos por alguien inteligente. Por lo tanto, deben existir seres inteligentes.

Pero éstos deben ser dirigidos por alguien y así sucesivamente, y como no se puede llegar al infinito, entonces, necesariamente tiene que existir un Ser inteligente que dirija a los demás, el cual es llamado Dios.

Vamos a detenernos en la explicación de la última vía, la vía del orden. Lo que quiere decir santo Tomás con esta vía, es que el orden que hay el mundo no puede ser fruto de la casualidad. El típico ejemplo es el del reloj. Cuando vemos un reloj, con cada una de las piezas en su sitio, cada una con su función; no pensamos que estas piezas han sido puestas por azar. Por mucho que tirásemos estas piezas al aire nunca formaríamos un reloj. Al observar las tripas del reloj, vemos que ahí ha habido un proyecto previo. Una mente que ha elaborado ese reloj con una finalidad.

mecanismo del reloj

Si cogiéramos el alfabeto y escribiésemos cada letra en un papelito y luego lanzásemos estos papeles al aire, cabría la posibilidad, de que estas cayesen ordenadas de la A a la Z, en este ejemplo sí tiene sentido la probabilidad. Sin embargo, si cogemos este alfabeto y formamos el Quijote, en ninguna cabeza cabe pensar que este se ha escrito por una repetición de intentos aleatorios sobre el alfabeto. Sino que inmediatamente pensamos que esa obra ha sido escrita por un autor, una mente inteligente que lo ha escrito, pensando cada palabra y dando sentido a cada frase.

Al ver el hombre, el mundo, la naturaleza, el universo, en ninguna cabeza cabe pensar que todo esto se ha formado por una repetición de intentos aleatorios sobre los átomos, células o elementos químicos. Necesariamente esa obra ha sido creada por un Autor, una mente inteligente que lo creado, pensando cada elemento, cada átomo y dando sentido a cada vida.

“Si echamos al aire las 28 letras del alfabeto, cabe la posibilidad, al menos teórica, de que salgan ordenadas. Pero esto no vale cuando se trata de un orden objetivo, que es aquel del que requiere un proyecto previo, requiriendo elementos dispares como el hidrogeno, oxígeno, etc, para la formación de la vista por ejemplo. En todo caso, la ciencia podría un día explicar cómo ha tenido lugar la evolución, buscando cómo se han desarrollado las mutaciones genéticas y qué leyes las han presidido. Lo que no podrá nunca explicar el científico es por qué existe el orden en lugar del caos. Con estas reflexiones llegamos a la conclusión de que la casualidad como ausencia de causa no existe…..

….De ahí que el prestigioso matemático, físico, astrónomo, científico teórico y filósofo de la ciencia, Jules Henri Poincaré, decía bien al observar que la casualidad es el nombre que le damos a nuestra ignorancia.” 1

1 Razones para creer, José Antonio Sayés. # ISBN:84-285-1478-X

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 111 seguidores